Doctor Extraño: El Juramento (by El Entrecott)

Aquella villa a las afueras...

Si hay un barrio verdaderamente singular en la ciudad de Nueva York ese es el Greenwich Village, cuna durante las décadas de los 60 y 70 de la intelectualidad más libertaria, fue testigo por ejemplo del advenimiento del movimiento folk-rock abanderado por un joven Bob Dylan. También es muy conocido por la primera manifestación a gran escala a favor de la comunidad gay en los USA, se podrían citar cientos de referencias a hechos de carácter cultural que se refieren a este simpático y bonito barrio de la bahía del Hudson, pero es también el hogar de cierto personaje muy docto en las artes místicas: Stephen Extraño, más conocido como el Doctor del mismo sobrenombre...

No fue un hecho casual que Stan Lee y Steve Ditko situaran a su creación en este lugar, la conocida como Santa Sanctorum del doctor servía como punto de encuentro mágico para todos aquellos que buscaban ayuda ante problemas que sólo un hechicero de primer nivel podía resolver. El ambiente esotérico y de fuerte creencia en las ciencias ocultas que habían manifestado ciertos personajes de relevancia pública como los miembros del grupo Led Zepellin o The Blue Oyster Cult hacían que el movimiento New Age estuviera muy de moda. Así pues diseñaron a un personaje muy basado en los seriales radiofónicos pulp de los años 30, como Chandú el mago.

La historia del Doctor Extraño es la una redención en toda regla; inicialmente se nos presenta a un tipo que es el mejor cirujano del mundo pero que al mismo tiempo es un ser mezquino y ególatra que sólo ve su propio ombligo. Tras un accidente de automóvil salva la vida milagrosamente pero esas manos que antes obraban maravillas han quedado inservibles para ejercer su profesión...

Desesperado emprende un viaje iniciático en busca de respuestas, éstas le llevan al Himalaya donde encuentra un anciano que le toma como su pupilo, mostrándole una verdad que nunca habría soñado. A partir de ese momento Stephen va a dedicar su vida a ayudar a otros, y lo más importante, a ser la primera línea de defensa mágica contra las fuerzas demoníacas que acechan desde las sombras a la humanidad.

Wong, mira a ver quien llama antes de abrir la puerta... por favor.

Como en cualquier título de esta realeza siempre tiene que haber un personaje que establezca el contrapunto necesario, villanos aparte como el Barón Mordo o el terrible Dormammu, el buen doctor cuenta siempre con la ayuda de su fiel criado Wong. No es una relación jefe-empleado al uso más bien es una amistad en la que éste tiene que cubrirle las espaldas en numerosas ocasiones, especialmente en lo concerniente a los devaneos amorosos de su patrón, que a veces le causan más de un disgusto. Esta relación es la que explota al máximo la historia que tenemos entre manos: El Juramento.

Ese por el cual los médicos dedican su profesión a preservar la vida humana, también lo ha de de ser para Extraño, que ve como su mejor amigo es acosado por una terrible enfermedad. Deberá a viajar a otra dimensión en busca de un elixir para curarlo. Como os podréis imaginar la cosa se complica, el citado elixir no es otra que una vacuna contra la mayor plaga del siglo XX y parte del presente. En fin, que como viene a ser el caso hay más gente interesada en el dichoso líquido. Tras ser tiroteado por un curioso ladrón en su propia casa es trasladado por Wong hasta la taciturna consulta de “la enfermera de noche“. Una profesional que se dedica a atender a héroes que llegan malheridos a horas intempestivas.

La trama se va complicando más y más a medida que descubrimos que el pasado del Doctor Extraño ha venido a buscarle, y hará lo que sea por acabar con él. Mis aguerridos lectores ya saben que no me gusta ir desgajando las tramas, me iría bien, podría rellenar 500 palabras más y mi editora no me echaría la bronca, pero no, y en caso de este cómic menos aún porque sería haceros un flaco favor. Hay sorpresas, y de las buenas hasta al final. En esto radica la fuerza y la magia de esta obra, nunca mejor dicho.

Una actualización deliciosamente “heavy” del Doctor Extraño y su mundo. La mejor que se ha visto en muchos años. Hay que explicar que tras los sucesos de Civil War el papel del mago ha ganado muchos enteros, devolviéndolo a sus épocas de mayor esplendor setenteras. Ahora parece un tío práctico y todo, no solo al que recurrían cuando Reed Richards no le podía encontrar una solución lógica a lo que sea.

En medio de toda a esta vorágine nos encontramos a Marcos Martín, que insufla toneladas de talento a esta obra aportando una gran frescura en cada viñeta, gran conocedor de la zona del Greenwich Village, en la que ha residido durante algunas temporadas, da un toque de cercanía a los personajes que a mi particularmente me gusta mucho.

La historia tiene un ritmo muy bien narrado, no cayendo nunca en la confusión, y sirviendo como una perfecta para el neófito en el Doctor Extraño.Como decía, es muy difícil no hacer ningún tipo de spoiler para comentar esta obra, probablemente uno de los casos con los que me he encontrado en este sentido, pero no puedo acabar esta reseña sin hacer referencia a la magnifica escena de la lucha final en la azotea, cuando la hayas leído comprenderás como yo lo he hecho, hasta qué punto es un cómic repleto de talento por los cuatro costados. Yo he adquirido este tomo que comprende no sólo esta saga al completo, si no también un buen glosario de los primeros números de Stan Lee y Steve Dikto, datados en 1963.

Es 2016 y el Doctor Extraño está más vivo que nunca. Supongo que todavía le podréis encontrar en su casa del Village... ¡Que el ojo de Agamotto os guíe!

Hasta el próximo capítulo (esto me ha quedado un poco Iker Jimenez, ¿no?)
 
 Léelo también en:

Toradora! (by Nindë)

Tigre & Dragón.

«Desde tiempos ancestrales, el dragón ha sido el único animal capaz de plantarle cara al tigre. Yo seré un dragón. De ese modo, siempre podré estar junto a ti, que eres el tigre».

Así comienza esta historia. Y vaya comienzo, si me permitís el apunte. El anime del que os voy a hablar hoy, es Toradora!. Nos relata la historia de Takasu Ryūji, estudiante de bachillerato, y que es temido por su aspecto exterior. Por otro lado, tenemos a Aisaka Taiga, también conocida como «Tigre de Bolsillo», ya que a pesar de ser pequeña de estatura, tiene muy malas pulgas, y la temen tanto alumnos como profesores. Ellos dos se harán amigos con un fin en común: declararse a sus respectivos mejores amigos y conseguir estar junto a ellos.

Lo cierto es que tuve mis dudas cuando, tras mucho debatir, me animé a ver la serie. Además, ya sabéis lo que suele ocurrir en ocasiones: manga estupendo, anime horrendo. Además, en este caso, eran una serie de novelas ligeras japonesas escritas por Yuyuko Takemiya. No las había leído –ni su adaptación al manga–, pero había ojeado de pasada buenas críticas en cuanto a las mismas. Así que, finalmente, me decidí. Y menudo chasco me llevé. Si me limito a deciros que es buena, me quedo corta. Así de sencillo, sin más.

En una ocasión anterior, halagamos la historia de Ao Haru Ride por la madurez de los personajes, pero es que en este anime, la madurez es muchísimo más palpable. Desde el primer minuto, se distinguen perfectamente los personajes principales. Cada uno tiene una personalidad y un carácter muy definido –¡y variopinto!–, lo que podría resultar complicado a la hora de las relaciones entre ellos. No es así en absoluto. Cada uno aporta el punto que pueda faltarle a otro, y viceversa. En realidad, el equilibrio que han conseguido en esta obra es de admirar. La evolución de cada uno de los personajes es progresiva; sin prisas, pero sin pausas, y eso es algo que siempre se agradece. El hecho de que con cada revés de la vida el personaje se estanque en un océano de desilusiones, llega a agotar, la verdad.

Quien pueda pensar que Toradora! es una comedia romántica, lo cierto es que no va muy desencaminado. No obstante, debemos deciros que conforme avanzamos en los capítulos, un largo discurso filosófico es llevado de una manera tan sutil que es casi imperceptible, pero que te deja con una gran sensación al terminar la mayoría de los episodios. Esta serie, se sumerge en el verdadero significado de ser una familia, y no solo de sangre. Nos habla de los errores que cometemos, y de que habrá momentos para corregirlos. De lo que significa llegar a la edad adulta y todo lo que ello conlleva. La diferencia entre el amor verdadero y una simple atracción. Así como del valor de la amistad y superarse a sí mismo, sin depender de los demás, y poder llevar una familia adelante. 

Lo cierto es que habla de muchas cosas, por lo que su desarrollo es espectacular, haciéndola única dentro de este género. El único apunte negativo que le daríamos –por darle uno–, es el final. Con esto no quiero deciros que os preparéis varios paquetes de kleenex, pero sí que me resultó algo precipitado. Esta serie dura veinticinco capítulos, y en apenas los dos últimos abarcaron demasiados temas para cerrar. No estamos diciendo que necesitaran diez capítulos más, pero tres o cuatro no hubiesen estado nada mal.

A pesar de la trama sencilla y la impresión de la típica historia de este género, esta serie destaca por sus muchos puntos fuertes. La calidad en el dibujo me pareció fabulosa –producido por J.C.Staff y dirigido por Tatsuyuki Nagai–, y el guión es ameno y puede llegar a ser muy gracioso. Otro punto que nos gustaría destacar es el doblaje de los personajes, sobre todo, el de la protagonista: Aisaka Taiga –su seiyuu es Kugimiya Rie, más conocida por doblar al personaje de Happy del anime Fairy Tail–. Es capaz de transmitir todos y cada uno de los sentimientos del personaje, cosa que nos resulta digno de mención.

También queremos aclarar que el título Toradora! deriva de los nombres de los dos protagonistas, Aisaka Taiga y Takasu Ryūji. Las palabras Taiga y tiger –«tigre» en inglés– se pronuncian igual, y tigre en japonés es «tora» (とら). Ryūji significa «hijo de dragón» en japonés, y la transcripción de la palabra «dragon» («dragón» en inglés) al japonés es «doragon» (ドラゴン).

Una adaptación en manga empezó a publicarse en la revista de manga shönen Dengeki Comic Gao! el 27 de julio de 2007, formalmente publicada por MediaWorks. El manga toma su historia de las novelas ligeras que le precedieron, y es ilustrado por Zekkyō. Terminó de publicarse en Dengeki Comic Gao! el 27 de enero de 2008. La serie de manga terminó alrededor del 10 de marzo con un total de diez volúmenes. Así mismo, el 21 de diciembre de 2011 fue emitido un OVA de la serie el cual se ubica cronológicamente después de las vacaciones de verano y trata sobre los intentos de Ryūji de superar a la abuela de Kitamura en habilidades culinarias.

En octubre de 2008, se habían vendido 1.5 millones de copias de los primeros ocho volúmenes de la serie principal y el spin-off en Japón. La serie de novelas ligeras ha estado rankeada tres veces en el libro guía de novelas ligeras de Takarajimasha Kono Light Novel ga Sugoi, y en el primer concurso Premio a la Novela Ligera de Kadokawa Shoten que tuvo lugar en el 2007, Toradora! recibió un galardón en la categoría comedia romántica.

En definitiva, este anime os dejará con un gran sabor de boca. No por nada, sino porque no son obligatorias las tramas con enrevesados giros y situaciones sobrecogedoras, para crear grandes historias.

Dadle una oportunidad, porque seguro que os encantará.

«Hay algo en este mundo que nadie ha visto aún. Es algo agradable y muy dulce.
Si, por un casual, alguien lo descubriese, seguro que se le antojaría tenerlo.
Por eso mismo, el mundo lo ha escondido: para que no se lo pueda llevar cualquiera.
Pero, un día, alguien lo encontrará. Aquel que deba tenerlo, seguro que lo encontrará.
Es así de simple».

 Léelo también en:

XXII Salón del Manga: los orígenes del manga




El manga, tal y como lo conocemos hoy, se debe en buena parte a la obra de Osamu Tezuka publicada justo después de la Segunda Guerra Mundial. Pero el gran maestro del manga no partió en absoluto de cero. Cabe destacar que, desde principios del siglo XX, empezaron a aparecer en Japón historietistas como Rakuten Kitazawa que cultivaban la tira cómica, la caricatura y otras formas de expresión artística que mezclaban imágenes y texto. Ninguna forma artística ha salido de la nada, y aunque no podemos hablar propiamente de manga hasta el siglo XX, lo cierto es que en la tradición artística japonesa encontramos un poso de imágenes y creaciones que de alguna manera han influido en el devenir de la historieta japonesa.

El XXII Salón del Manga de Barcelona, que tendrá lugar del 29 de octubre al 1 de noviembre en Fira Barcelona Montjuïc, producirá la exposición Los orígenes del manga. La muestra explorará más de mil años de historia artística japonesa, enseñando aquellas obras que podrían llegar a considerarse los ancestros del manga. Allí tenemos las irreverentes caricaturas descubiertas en el reverso de las tablas del techo del templo Hōryūji de finales del siglo VII y los rollos ilustrados llamados emakimono del siglo XII. Éstos eran una banda de papel que podía medir hasta quince metros de largo que iba enrollada alrededor de un palo, que permitía una visión múltiple de una escena. Los emakimono estaban destinados a la aristocracia o a la élite religiosa. Hay una obra que destaca conocida como chōjū-jinbutsu-giga o Rollo de las aves y los animales, que retrata con ironía y sarcasmo la buena vida que se daban los monjes a través de animales antropomórficos. Ya en el siglo XIX, la obra ilustrada de Kawanabe Kyôsai La procesión nocturna de los cien demonios iba a tener una gran influencia en un autor tan trascendente del siglo XX como Shigeru Mizuki, conocido por sus sobrecogedores mangas sobre los yōkai, nombre con el que son conocidos los fantasmas en la cultura japonesa.

Japón tiene una larga y rica tradición pictórica y del grabado, donde hay un lugar destacado para la caricatura, la exageración, la fantasía, la parodia, y tantos otros elementos que luego se han plasmado en los mangas que leemos hoy en día.

En breve se comunicarán nuevas exposiciones y actividades, así como los primeros invitados del certamen. Para cualquier aclaración no dudéis en poneros en contacto en la web www.ficomic.com

34 Salón Internacional del Cómic de Barcelona

¡Muy buenas de nuevo queridos grumetes y grumetas! (mmmm ¿se dice así?).

Este año la lluvia nos ha acompañado en la travesía, pero a pesar de ello, no he tenido que dejar mi barco en doble muelle. No sé si porque la organización lo ha hecho bien o porque escogí el momento idóneo (o una mezcla de ambas). El caso es que había alguien en particular que tenía unos tesoros que mi brújula señalaba nerviosamente... y como es obvio, fui a ver si me hacía con ellos: Frank Miller.

Lo primero que vi fue una nave impresionante de la película Independence Day (¿independencia en Catalunya? ¡Por todos los Krakens, ni hecho a posta!) pero estaba custodiada y mi Perla Negra no está tan mal, así que indagué qué se cocía en este magnánimo Salón y... no, no había chicas bailando al son de un piano, pero sí cosplayers de todas clases y edades donde los superhéroes tomaron posiciones.

Nada más entrar, unas espectaculares mesas redondas sobre libreros me saludaron (gran trabajo, lástima que no suelan invitar a una copita de ron, como digo siempre), del mismo modo, acérrimos de Star Trek y Zelda me pusieron en evidencia, ya que no iba con mis mejores galas (y eso que llegué a acceder al Trono de Hierro pero en fin). El caso es que unas 118 mil almas pasaron por allí según fuentes oficiales, pero no sé si estaban incluidos aliens y otros bichos que me pareció atisbar…

El sábado asistí a la conferencia de Frank Miller para llevarme ese tesoro que son sus manos, pero unas 800 personas me vigilaban; me decepcionó un poco el nivel de las preguntas. Este hombre es mucho más que Batman y aunque haya quien no aprecie sus últimas portadas, es un mito y hay que reconocérselo, dejádmelo a mí que lo enrolo y juntos conquistamos el mundo. Seguro.

Los premios de el viernes sorprendieron por su calidad, cualquiera hubiera podido ganar así que descorché un ron a la salud de El Torres, Jesús Alonso, Dibbuks en general y al señor Blanco en particular por toda una carrera... ¡e Ibáñez!! La cola más larga del salón sin duda. Intenté infiltrarme pero nada, ni sobornando a base de alcohol conseguí una miradita.

Las exposiciones me parecieron geniales. Si un día decido dejar de surcar los mares, ya le eché un vistazo a un DeLorean o a una Harley de un tal... ¿Torrezno? ¿Osezno? Mmmm, bueno, algo así y con pinchos en las manos. Parecía que estuviera en un concesionario y los vendedores no mostraban confianza. Desde Mortadelo y Filemón hasta un gato que respondía al nombre de John Blacksad, ninguno me inspiró para echar mis dineros a mansalva, así que seguiré rondando los mares (de momento).

¿Una mujer superheroína? MoonGirl y otras muchas en una gran exposición en la que no me atrevería a acompañarlas al final de la tabla de proa para saltar por lo que pudiera pasarme a mí más que a ellas.

El domingo siguió lloviendo pero menos, así que me fui tras una grumetilla que me dijo que era Spiderwoman (o algo así) y que me atrapó en sus redes; la llevé al puerto y tras explicarle mis aventuras desapareció… Yo diría que volando, aunque no sé si divagaba debido al ron o le salían telarañas de algún sitio...

El Álbum del Capitán








Entrevista Masasumi Kakizaki (Expomanga 2016)

Era una fría mañana de viernes, hoy comienza en el recinto ferial Ifema de Madrid el Expomanga 2016. Me dirijí hacia el pabellón 12 casi por instinto al principio,luego un gran cartel me indicó que iba en la dirección correcta.

Había concertado un encuentro con Masassumi Kakizaki en rueda de prensa debido al aluvión de medios que querían entrevistarle; uno de los más talentosos dibujantes japoneses de esta última década, de un corte que a veces roza el hiper-realismo, ha logrado dar vida a historias muy variadas que pasan por géneros tan diversos como el western en Green Blood, el terror enHideout, el peplum en Bestiarius o los mutantes en X-gene.

Acudí con cierta curiosidad a mi primer encuentro con un autor nipón, me dijeron no obstante que Kakizaki es un tipo extrovertido y fácil de tratar. Tras la espera de rigor llegó el artista ataviado con su inseparable gorra.

Cada uno de los medios invitados, se preparaba para hacer sus preguntas de rigor, las cuales, os detallamos a continuación. Micrófonos dentro y acción…

¿Se encuentra más cómodo con obras más pequeñas o con obras de más longitud?

MK- Las series largas me gustan, si son largas es porque me lo paso bien haciéndolas, las cortas también tienen su gracia, como por ejemplo Hideout, que la creé sabiendo que ocuparía un solo tomo, por tanto la manera de enfrentarte a la obra cambia también. Con la que estoy trabajando actualmente, Bestiarius no se todavía cuantos números va a tener...

¿De dónde saca la idea de mezclar el imperio romano con seres mitológicos como dragones y minotauros? 

MK- Siempre me ha gustado mucho la Roma antigua y el imperio romano,desde hace mucho tenia la idea de hacer un manga basado en este tema. Por otro lado también hay que tener en cuenta que la revista en que se publica Bestiarius es una publicación orientada al público juvenil, que un público al que le gustan un tipo de historias, un tipo de personajes, así que se me ocurrió la idea de meter en ella a todos estos seres mitológicos para adaptarlos al lector al que iba dirigido y entrara mejor a este tipo de público.

Como autor ¿Cuál es la obra que más te ha marcado?

MK- La obra que me permitió madurar como autor es Rainbow, fue la que me sirvió como base para todo lo que soy como autor.

Una de sus obras, Pandemic fue adaptada a película de imagen real ¿Te ha influenciado de algún modo eso como autor?

MK- Es una caso un poco especial, está obra no es mía original es una producción de la compañía de TV que estaba produciendo esa película, ellos querían al mismo tiempo hacer la película y el cómic, no lo considero una adaptación de un cómic mio,es casi al revés, una adaptación de un guión ajeno para una película.

En Green Blood se hacen mención a numerosos sucesos históricos... ¿Cómo fue el proceso de documentación para llevar a cabo la serie?

MK- Tanto Bestiarius como Green Blood están muy inspirados en películas, soy muy fan de las películas de romanos y del oeste, básicamente la documentación que realice fue viendo películas, aunque también leí algún libro...

En el caso de Hideout, una historia de terror psicológico y demás... ¿Cómo fue el desarrollarla en Japón en medio de una crisis económica como mencionas en el epílogo?

MK- Como explico en el epilogo, Japón estaba sumido en una gran crisis económica, pero a mi siempre me han gustado mucho la literatura y el cine de terror, así que quería hacer una historia de este tipo, mi editor me dijo que no, que como se me ocurría algo así, que en momentos como el actual no se iban a vender bien. Yo fui muy tozudo, le seguí insistiendo y al final me dejó seguir adelante con el proyecto. Estoy muy agradecido porque al final me pude salir con la mía...

¿Cuál es el tipo de historias que le gusta leer y que le han inspirado?

MK- Mi caso es un poco diferente al de otros autores... yo no era un gran lector de manga, y de hecho no lo soy tampoco ahora, no conozco mucho las historias que están mas en boga, la verdad. Las películas si son una gran influencia en mi obra, he visto mucho desde niño, eso se puede apreciar muy bien al leer mi obra. En Green Blood por ejemplo, vi muchos Spaguetti Westerns, de romanos como Ben-Hur, o en el caso de Hideout las novelas de Stephen King.

A lo largo de tu carrera has explorado diferentes géneros narrativos ¿Con cuál te sientes mas cómodo?

MK- Si ves mis obras muchas están ambientadas en el extranjero, eso representa un esfuerzo bastante grande entre documentación y demás, tal vez la que mas sencilla me ha resultado de hacer ha sido Rainbow.

¿Cuál es tu impresión hasta el momento de nuestro país?

MK- De momento me lo estoy pasando muy bien, me encantan los deportes, he podido ir al fútbol y al tenis, estoy encantado.

¿Va a haber algún tipo de precuela explicando los motivos de Edward King?

MK- Si me lo permite la editorial me encantaría hacerlo pero lo veo un poco complicado...

¿Qué es lo que te lleva a decantarte por un género determinado a la hora de afrontar una historia?

MK- Hay tantos temas,tantas historias que me gustaría contar... no tengo una lista, cuando me toca hacer una obra nueva hago lo que me apetece en ese momento. (inciso: el traductor le pregunta ya que ha estado viendo el fútbol y el tenis si el próximo manga va a ser de fútbol o de tenis). Igual pruebo con uno de tenis...(Risas)

Los monstruos que dibujas... ¿De dónde viene la influencia, de los ”tradicionales“ japoneses o de otros dibujantes clásicos occidentales como Jack Kirby?

MK- Cuando en Bestiarius tome la decisión de que iban a salir monstruos tenía el problema de ver qué tipo de criaturas saco, lo que hice fue coger un libro antiguo y adaptar esas ilustraciones dándoles un toque moderno,más a mi estilo. Era una traducción japonesa de un libro extranjero.Es probable que la influencia sea más occidental que japonesa.

¿Te gustaría ver alguna de tus obras adaptadas al anime o al live-action?

MK- Rainbow ya fue adaptada a anime, evidentemente me encantaría que se hiciera media-mix de alguna otra de mis obras, eso propicia que mucha más gente pueda conocerlas.

Hideout es una obra que ha cosechado mucho éxito, pero el terror es un género al que es difícil acceder,¿Cual ha sido tu clave para poder generar esas sensaciones en el público?

MK- Fue mi primera experiencia con el género de terror, lo hice un poco improvisando, no tengo un truco ni tampoco consejos de nadie,cuando haga dos o tres o obras más así entonces te podré decir más....

¿Cómo has desarrollado tu técnica para lograr esos dibujos tan realistas?,¿Cuánto tiempo te lleva hacer cada ilustración?

MK- Es una pregunta que me hacen a menudo; mi estilo muy realista y casi fotográfico es debido a que no he leído manga, no me sale de forma natural el típico dibujo manga. Como mi influencia es el cine siempre he aspirado a conseguir dibujos lo más realistas posibles.

¿Cómo evalúas tu evolución como artista desde X-gene hasta tus trabajos más recientes?

MK- Ha habido una evolución desde mis primeros trabajos hasta el actual, yo estoy en constante evolución, todavía creo que puedo dar mucho más de mi, todavía estoy buscando un dibujo que como autor me guste.

¿Has recibido alguna oferta para trabajar en algún mercado fuera del japonés, como por ejemplo el americano?

MK- No, pero me encantaría recibir alguna oferta.



Léelo también en: